Abatido el presunto autor material del mortal atropello múltiple en Barcelona.

Derecho Penal en la Red 2017-08-21 13:59:00

La policía abatió el lunes por la tarde al sospechoso de ser el autor material del atropello masivo que el jueves mató a 13 personas y dejó un centenar de heridos en Barcelona antes de apuñalar mortalmente al propietario de un vehículo con el que se saltó un control policial en su huida.

Alertada por el aviso de una vecina, la policía halló al joven de 22 años Younes Abouyaaqoub en la localidad de Subirats, a unos 37 kilómetros en coche del último lugar en el que tuvo constancia de su presencia, y lo abatió mientras mostraba lo que parecía un cinturón de explosivos.

La muerte de Abouyaaqoub pone fin a la caza del ciudadano marroquí buscado sin descanso durante casi cuatro días tras escapar a pie en el centro neurálgico de Barcelona después del mortal atropello que precedió a un segundo ataque en la costa catalana reivindicados ambos por Estado Islámico.

La policía pudo comprobar imágenes de Abouyaaqoub en las cámaras de seguridad poco después del ataque en el popular mercado de la Boqueria por donde inició la huida hasta la zona universitaria, donde apuñaló una hora después al dueño de un vehículo con el que se saltó un control policial arrollando a dos policías y dejando el coche abandonado en Sant Just Desvern.

"Ahí fue donde le perdimos la pista", dijo el responsable de la policía catalana el lunes a primera hora de la tarde, cuando todas las fuerzas de seguridad difundían las imágenes del único huido de entre los 12 sospechosos que supuestamente integraban la célula que perpetró los dos ataques en la Ciudad Condal y Cambrils causando 15 muertos.

Donde empezó todo.

El gobierno y la policía catalana desvelaron también que en la casa de la localidad tarraconense de Alcanar que estalló el miércoles por la noche y en la que supuestamente se gestaron los ataques se han encontrado restos que parecen corresponder al imam de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, y de un segundo sospechoso.

El imam, residente en Ripoll, es considerado cerebro de los ataques y nexo entre el autor material, varios detenidos y tres de los cinco sospechosos abatidos el viernes de madrugada en el segundo ataque.

Estos sospechosos residían durante meses en la localidad gerundense a las faldas del pirineo catalán sin llamar la atención de sus vecinos antes de trasladar su cuartel a la zona costera.

El máximo responsable de la policía catalana reconoció que desde el nuevo domicilio de Alcanar los supuestos autores llevaban varios meses preparando al menos un ataque en Barcelona. Añadió que los jóvenes ocupantes de la casa podrían haber financiado la compra de material con ventas de oro.

Los restos de la explosión desvelaron que en la vivienda se acumulaban 120 bombonas de butano y trazos de triperóxido de acetona (TATP), elemento conocido como la "madre de satán" y que, en combinación con bombonas, ha sido usado en otros atentados recientes reivindicados por ISIS, dijo una fuente de los servicios de seguridad.

El Gobierno español dio el sábado por "totalmente desarticulada" la célula, descartando el riesgo de atentado inminente pero manteniendo un nivel 4 (alto) de alerta antiterrorista -con refuerzos adicionales para grandes eventos y zonas de gran afluencia- en un país que se encamina a batir el récord de 75 millones de visitas de extranjeros en el año.

Aunque es la Audiencia Nacional quien instruye el caso, los Mossos d Esquadra están centralizando la información de la investigación entre constantes declaraciones institucionales sobre la "colaboración" de las distintas fuerzas.

Madrid espera en las próximas horas la llegada de los cuatro detenidos para su primera comparecencia el martes ante el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu.

Identificación de cadáveres.

El lunes por la mañana las autoridades ya habían identificado a los 15 fallecidos en los ataques (Siete mujeres, ocho hombres, dos de ellos menores de edad). Seis eran españoles, tres italianos, dos portugueses, un belga, un australiano-británico, un canadiense y un estadounidense.

Del medio centenar de personas que continúan hospitalizadas, ocho están críticos y doce graves, según las autoridades.

Cataluña, una región que visitaron casi un tercio de los más de 36 millones de turistas que llegaron a España entre enero y junio, trataba de recuperar la normalidad, aunque la conmoción aún era palpable en Las Ramblas, donde diversos altares improvisados repletos de flores y mensajes de apoyo a las víctimas marcaban el sangriento recorrido de la furgoneta.

Nido yihadista.

El Estado Islámico reivindicó los ataques diciendo que tenían como objetivo a los países de la coalición liderada por Estados Unidos en su contra.

España, que sufrió en 2004 el peor atentado yihadista registrado hasta ahora en suelo europeo con 192 muertos, cuenta con varios cientos de soldados en Irak que imparten formación a las fuerzas locales en la lucha contra el Estado Islámico, pero no participa en operaciones terrestres.

Desde aquel terrible suceso se han detenido en el país 723 presuntos integrantes de grupos yihadistas, muchos de ellos en Cataluña.

En los últimos 13 meses se han producido diversos ataques con vehículos con el objetivo de provocar masacres en ciudades europeas con un modus operandi - crudo, mortal y muy difícil de prevenir- que ha causado más de 100 víctimas mortales en Niza, Berlín, Londres y Estocolmo.

REUTERS.