Greenpeace Argentina: sigue la polémica por el director denunciado por acoso sexual.

Derecho Penal en la Red 2018-09-12 15:04:00

En abril de este año, 42 ex empleados de Greenpeace en Argentina firmaron una carta pública denunciando a Martín Prieto, quien lleva 24 años como director ejecutivo de la entidad, por acoso sexual, laboral y abuso de poder contra mujeres en las oficinas locales. Algunas de ellas habían hecho estas denuncias internas en 2014 y 2015, y se confirmó que fueron desoídas. Más tarde ese mismo mes, Prieto se tomó licencia laboral. Y en mayo, tres de esas mujeres iniciaron una querella criminal en su contra. 

Finalmente, tras los resultados de la investigación interna tanto de Greenpeace Internacional como de auditores externos, la ONG ambientalista anunció la semana pasada que cambiará a su director en Argentina. Dijo que es para "mejorar su clima interno" y que la salida se concretará recién el 31 de octubre, cuando Natalia Machain, la abogada que lo defendió en los medios ante este escándalo, asuma en su lugar. 

Pero las denunciantes aseguran que Prieto "negoció" su renuncia porque antes hasta había sido restituido como director, pese a que la investigación detectó discriminación de género, abuso de poder y bullying, entre otros patrones de conducta. Mientras se da el cambio, Prieto está en la oficinas locales.

"Cuando vemos que Greenpeace Argentina se empecina en seguir encubriendo a Martín Prieto, nos desmoraliza. Desde 2014 que venimos denunciando hechos muy graves en la sede local, son muchos años. A pesar de que las autoridades internacionales reconocieron que no se investigaron los casos más graves (los de acoso sexual), los hallazgos de la investigación son contundentes: abuso de poder, acoso laboral y discriminación de género. Sin embargo, Prieto pudo volver a su cargo para arreglar su propia salida, esto es muestra de la impunidad que sigue gozando", dice Consuelo Bilbao, una de las denunciantes, que trabajó siete años en Greenpeace Andino.

Ella, aclara, fue testigo en 2013 de los episodios como "mostrar fotos de voluntarias de 18 años desnudas, de acoso sexual, Prieto paseándose en ropa interior en ámbito laboral, sus hábitos de ver pornografía en alta voz". Además de otros hechos que "son aún más graves y no están judicializados".

"Los más grave es que la directora que eligió a dedo Martín Prieto para su continuidad es quien fue su reemplazo durante la investigación y quien se ocupó de mentir, desacreditar y difamar a las mujeres que veníamos denunciando los sucedido en la oficina argentina. Nosotras lo único que esperamos de una organización que pregona la equidad y la transparencia es que reconozcan públicamente que decíamos la verdad y que nos pidan disculpas", detalla el resto de las denunciantes.

"Hay que ver en estos dos meses los negociados que hace. Prieto manejaba muchísimo dinero dentro de Greenpeace", sigue Consuelo.

El 24 de agosto, cuando se anunció que Prieto volvería a su cargo, la decisión fue percibida como una provocación por parte de las oficinas de Greenpeace en todo el mundo. Más 400 empleados escribieron nuevamente a las autoridades de Greenpeace Internacional para pedir la desvinculación de Prieto y manifestando la "preocupación por el accionar del Consejo Directivo de Andino". En ese texto, los directores ejecutivos de las principales oficinas de la ONG en el mundo ejercieron presión para la salida del director acusado.

Desde las oficinas locales confirmaron que "no se pudieron comprobar hechos concretos que puedan ser considerados delitos según la legislación penal aplicable. Pero la decisión, de todos modos, fue avanzar con los cambios". Como respuesta, Consuelo aclara que "no es que no se hallaron casos, no se investigaron".

Greenpeace Internacional asegura que "la ley argentina les impide investigar directamente las acusaciones que están en la Justicia". El acoso sexual y la violación de correspondencia privada (mails que no iban dirigidos a él y Prieto leyó en reuniones) entonces quedarían fuera de su control. 

"No se va para "mejorar el clima interno". Se va porque no pueden justificar lo que hizo. No se va porque quiere", cierra la denunciante.

Así las cosas, con las causas por acoso sexual contra Prieto activas en la Justicia, Greenpeace internacional dijo que trabajará con la oficina argentina para realizar una renovación del Consejo Directivo local. Con eso se refiere a promover la salida de Martín Santos, presidente en el cargo hace unos 10 años, y Gabriela Grafiggna. Ambos habían sido denunciados en 2014 por complicidad con Prieto.

CLARÍN.