El romance entre un comerciante sirio y una colombiana que terminó en terror.

Derecho Penal en la Red 2017-09-12 04:12:00

Hasta donde se sabe, la historia de Oriana Andreina Muñoz Reyes y del comerciante de origen sirio Jorge Harraka Miffrie, quien fue descuartizado, quemado y abandonado en una autopista, es una novela de amor que acabó en una terrible tragedia.

Hace aproximadamente tres años, Jorge, de 38 años,  conoció a Oriana, de 23. Durante ese tiempo tuvieron una relación en la que él le cumplía todos sus caprichos, incluyendo cirugías estéticas. Aunque se separaron, tiempo después volvieron a estar juntos. Paradójicamente, hasta quie la muerte los separó.

Según la hipótesis de la agencia de investigación encargada del caso, recientemente la compañera sentimental del comerciante sirio se habría enterado de que el hombre guardaba un gran número de dólares en efectivo y habría comenzado a planear su secuestro junto con tres familiares, el cual hicieron efectivo el 24 de agosto. La familia del comerciante recuerda que la mujer era muy ambiciosa.

Al parecer, esa mujer a la que los familiares de la víctima calificaban de interesada lo habría atraído a su vivienda bajo engaño. Luego llamó a los parientes de Harraka para avisar de que su novio había sido secuestrado y que los bandidos pedían un rescate en dólares; pero las cosas se salieron de control.

A partir de allí se desprenden dos versiones de los hechos. Según la primera teoría, Jorge Harraka habría reconocido a sus secuestradores, lo que los habría motivado a asesinarlo; en la segunda hipótesis, los familiares del negociante quienes habrían reconocido la voz de unos los agresores. El Cicpc tiene entre otras evidencias el arma blanca.

En ambos casos, el resultado fue que los criminales mataron a Jorge Harraka Miffrie, lo desmembraron con un machete y quemaron el cuerpo que dejaron tirado debajo de un puente que comunica la avenida Sucre con la autopista.

Enseguida la policía halló y capturó a Roy Westheimer Montesinos, de 22 años, acusado de participar en el crimen, pero no pudo detener a Albert Lineros de 18 años ni a José David Herrera de 21, quienes siguen prófugos, al igual que Oriana Muñoz, la presunta autora intelectual del homicidio.

Como el crimen ocurrió en la región de Catia a la que en algún momento nombraron como el “lejano oeste venezolano”, las autoridades creen que los delincuentes pudieron haber huido a Colombia, motivo por el que emitieron una orden de captura en su contra en Interpol.

SEMANA.