Rusia accede a conversar con EE.UU. ¿Duda Moscú que Maduro sobrevivirá la tormenta?

Derecho Penal en la Red 2019-03-19 04:30:00

Washington y Moscú iniciaron el lunes un encuentro de dos días para discutir la crisis de Venezuela, en un debate donde las sanciones estadounidenses al régimen de Caracas se batirán en duelo con los intereses rusos, y donde las partes podrían comenzar a explorar como sería el país petrolero en una era post Maduro.

Los expertos no esperan grandes avances el martes, al término de la reunión en Roma sostenida entre el enviado especial para Venezuela, Elliot Abrams, y el vicecanciller Sergei Ryabkov y otros funcionarios rusos.

Pero el solo hecho de que Rusia haya accedido discutir con Estados Unidos la situación en Venezuela no es un buen augurio para Maduro, dijo José Cárdenas, quien ocupó altos cargos en el Departamento de Estado, el Consejo Nacional de Seguridad y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

“Si yo fuese Maduro, yo estaría muy preocupado porque es una indicación de que Rusia llegó a un punto donde está dispuesta a explorar todas sus opciones (…) estuviese muy preocupado que estos dos países estuviesen reunidos en alguna parte discutiendo su futuro”, dijo Cárdenas desde Washington.

“El telón de fondo de esta reunión es que en este momento es muy difícil ver como Maduro va a sobrevivir, ante toda la presión que está ejerciendo Estados Unidos contra su régimen. Y ante ese escenario Rusia le quiere comunicar a Estados Unidos que tiene influencia, tienen palanca en esta situación y que en consecuencia no puede ser ignorada en todo este proceso”.

Rusia mantiene algo más de $9,000 millones invertidos en la industria petrolera venezolana. Pero los proyectos conjuntos han demostrado ser una gran decepción para las compañías rusas, al tiempo que las recurrentes solicitudes de Maduro para que le envíen ayuda financiera en medio de las dificultades han comenzado a ser resistidas por Moscú, que comienza a ver al país petrolero como un barril sin fondo.

EL NUEVO HERALD.