Argentina: ante la ola de homicidios en Rosario, autorizan a la Policía a tener una bala lista para tirar

Derecho Penal en la Red 2020-01-14 03:00:00

Apuntando a las “actuales situaciones de inseguridad reinante y de violencia inusitada” en todo el territorio de Santa Fe, el jefe de la policía provincial dispuso dejar sin efecto una resolución de 1998 y autorizar “la posibilidad de poseer cartucho en recámara” en las armas reglamentarias de los efectivos sin que por ello reciban una sanción administrativa.

La resolución, firmada por el comisario retirado y jefe de la policía, Víctor Sarnaglia, explica que busca con esa orden “resguardar la seguridad de toda la población” y de “todo el personal policial actuante”.

Sarnaglia explicó que su decisión “no cambia nada” en el trabajo de calle de los agentes, porque actualmente llevaban el arma cargada “aunque lo estaba haciendo en contra de una disposición administrativa, por lo que se lo invitaba a transgredir la orden que le habían dado”.

“Esto era enmendar una situación injusta. ¿Cómo puede ser que el delincuente anda con el cartucho en la recámara y el ciudadano que tiene permiso de portación anda con el cartucho en la recámara y el policía lo tiene prohibido por el jefe de policía? Es una cosa loca. Insisto: solamente se termina la obligación al policía de estar en falta administrativa”, argumentó el jefe de la policía santafesina.

Consultado si la decisión no habilita a que la policía actúe con más dureza, el comisario lo descartó. “A veces queremos ver más allá de lo que es. Aunque sabemos que el policía está falto de capacitación, se supone que es un profesional idóneo. Por eso le estamos dando un arma. La prohibición anterior era lo mismo que darle un arma sin balas. Tenga el arma para meter miedo, pero no tire tiros. Es casi chistoso”, insistió.

Integrante de la Multisectorial Contra la Violencia Institucional en Rosario, hermana de Jonatan Riquelme, un joven que fue acribillado por balas policiales en 2015 mientras lavaba el auto en la vereda de su casa, Julieta Riquelme aseguró a este diario que le parece “gravísima” la decisión de permitir a la policía llevar cartuchos en la recámara sin recibir por ello sanciones administrativas.

“La policía tiene que dar cuenta todavía por miles de casos de gatillo fácil, de desapariciones forzadas y de violencia institucional. Es una burla para aquellos que venimos peleando contra todo esto”, replicó.

“Gobierne quien gobierne la policía sigue siendo la misma. Y los perjudicados somos los que vivimos en los barrios, que siempre nos llevamos la peor parte. La policía siempre es beneficiada. Y nos van a seguir faltando más pibes. Nos encantaría que el ministro de Seguridad pueda hablar con nosotros para poder terminar con la violencia policial”, reclamó Riquelme.

La medida de erradicar la sanción administrativa se conoce en medio de un fuerte rebrote de la violencia en Rosario, con un repunte en el número de homicidios. Pero tiene además otro fuerte componente detrás: la decisión del ministro de Seguridad, Marcelo Sain, de avanzar contra la corrupción dentro de la policía y de apuntar a una fuerte renovación.

En ese sentido existen versiones encontradas sobre la cantidad de efectivos federales que el Gobierno Nacional enviará a Rosario. Mientras que el ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín, dijo que a partir de este martes arribarán a la ciudad un refuerzo de 2000 gendarmes, el Jefe de la Policía de Santa Fé, Victor Sarnaglia, dijo que serían 3000, sin embargo desde la cartera de Seguridad de la Nación dicen que todavía no hay cifras confirmadas sobre cuántos serán los oficiales que viajarán.

Licenciado en Ciencias Políticas, docente e investigador de la Universidad de Quilmes, creador de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), ex viceministro de Seguridad de Buenos Aires y ex diputado por Nuevo Encuentro, Sain asumió el 10 de diciembre pasado tras ser convocado por el justicialista Omar Perotti.

En sus primeros treinta días en el cargo dispuso, entre otras medidas, el pase a retiro de 31 altos jefes de la policía, la intervención de la cuestionada Unidad Regional XVII y la remoción de dos de los titulares de la Fuerza en el Gran Rosario.

CLARÍN.