Uruguay: cuarto policía atacado en menos de una semana.

Derecho Penal en la Red 2020-01-20 04:30:00

Cerca de las 14:00 horas de ayer se registró un nuevo caso en que delincuentes atacaron a un policía. Este nuevo hecho ocurrió en la zona de Villa Española.

El agente, de 43 años, iba conduciendo su moto por la calle Pavón. Al llegar a la esquina con Arribeños decidió frenar y entrar a un kiosco, ubicado casi en la intersección de esas dos calles, para comprar comida.

El efectivo se dirigía a realizar un relevamiento de otros efectivos policiales de una custodia por un caso de violencia doméstica en la calle Guemes y Avenida José Pedro Varela, apenas a una cuadra del kiosco.

Una vez que el agente quedó de espaldas hacia la calle, llegaron dos delincuentes al lugar. “Quedate quieto porque te quemo”, le dijeron los asaltantes, según las declaraciones del dueño del kiosco a la Policía.

Luego se escucharon tres disparos: uno quedó incrustado en la parte de atrás de su chaleco antibalas, otro le rozó la pierna izquierda y un tercero impactó en el maxilar y se desplazó hacia el oído. El agente policial también disparó contra los delincuentes. Y uno de los vecinos, tras observar el ataque, alertó a la Policía.

El efectivo baleado fue trasladado de inmediato al Hospital Policial y se encuentra estable. Al cierre de esta edición estaba siendo intervenido quirúrgicamente para reconstruirle la mandíbula en la que le impactó una bala. Para eso se necesitó de cinco médicos de distintas especialidades. La intervención tiene una duración aproximada de seis horas.

“Él iba a realizar una custodia de violencia doméstica a una finca, estaba yendo a relevar a los compañeros, correctamente uniformado”, dijo a El País Patricia Rodríguez, presidenta del sindicato de Policía de Montevideo.

Los delincuentes, que fugaron y no llegaron a robarle nada al agente, abandonaron en la zona dos cascos. Policía Científica y el jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Pérez, acudieron al lugar.

Se trata de “un policía que viene a un kiosco a hacer unas compras. Venía en una moto y la dejó estacionada frente al kiosco”, dijo Pérez en rueda de prensa. “En esas circunstancias, está conversando con el dueño del kiosco, pasan dos delincuentes en moto, los visualiza que van hacia arriba, hacia el Norte, y después los pierde de vista. En determinado momento esas mismas personas dejan una moto a la vuelta, y arremeten directamente contra el policía. Esos son testimonios que aporta el testigo y tenemos filmaciones que confirman esa versión. Son tres disparos por lo menos, porque tiene una herida en el maxilar”, agregó.

Pérez explicó que “no le llevaron el arma (de reglamento) porque el policía repele la agresión efectuando algunos disparos”. “Se ha montado un operativo, está trabajando Investigaciones en la zona y buscando algún elemento para aportar a la investigación”, concluyó.

Cuatro.

Este último ataque a un agente policial se da en el marco de una situación especial: el pasado miércoles 15 de enero asesinaron al agente César David Texeira, de 29 años, en la Ruta 5 y Santa Lucía (accesos de Montevideo), y otros dos agentes resultaron heridos en otros puntos del país.

Uno de los casos fue el de una agente policial de 19 años que fue abordada por dos delincuentes en moto cuando bajó del ómnibus para ir a su casa en Ciudad del Plata.

Eran cerca de las 23:00 cuando la joven, que es efectiva del área de Investigaciones de la Zona Operacional IV de Montevideo, fue atacada con varios disparos. Una de las balas le rozó el cuello. Salvó su vida de milagro.

Unas horas antes, en Rivera, un funcionario fue apuñalado.

Los tres primeros casos, que sucedieron el mismo día, tuvieron algo en común: los delincuentes se llevaron las armas de reglamento.

El hecho registrado ayer en Villa Española se investiga como posible rapiña, aunque los delincuentes no lograron llevarse ninguna pertenencia del policía.

Preocupación.

El 16 de enero, durante el sepelio del agente Cesar David Texeira, el director nacional de la Policía, Mario Layera, se refirió al robo de delincuentes a policías.

“Se han publicado las órdenes de alerta. Los delincuentes tienen un interés especial en obtener armamento de cualquier forma y por eso han sido atacados policías a los efectos de quitarles su armamento”, explicó Layera.

De todas maneras, el director nacional de Policía señaló que ese interés de los delincuentes “no es una circunstancia nueva (...) Viene sucediendo en los últimos años y tiene que ver con esa violencia extrema del criminal”.

Patricia Rodríguez opinó que el interés de los delincuentes en hacerse del arma de los policías “viene en aumento hace bastante tiempo”.

Andaba en moto vestido de policía; fue enviado a prisión.

Un hombre de 32 años fue condenado a 18 meses de prisión por ser autor de un delito de tráfico interno de armas de fuego y municiones, un delito de porte de arma por reincidente y tres delitos de receptación, según informó la Jefatura de Canelones a través de un comunicado.

El hombre fue detenido en la zona de Barrios Blancos en el momento que circulaba en una moto junto a otra persona. Los dos vestían camperas del uniforme de la Policía y tenían armas de fuego.

El Grupo de Respuesta Táctica de Canelones, que se encontraba realizando una recorrida por el lugar, vio a los dos hombres con los uniformes. Esa situación les llamó la atención. Cuando se acercaron a los delincuentes, éstos se dieron a la fuga. Luego comenzó una persecución, de la cual participó el Área de Investigaciones de Canelones y personal del Grupo PADO. Más tarde lograron detener a una de las personas.

EL PAÍS.