Junta militar de Malí acuerda transición de 18 meses tras diálogo nacional.

Derecho Penal en la Red 2020-09-13 01:11:00

El diálogo nacional entre la junta militar, que tomó el poder en Malí tras el golpe de estado del pasado 18 de agosto, y las fuerzas políticas del país acordó este sábado un plan de transición de 18 meses y que deja la puerta abierta a los militares para dirigir el gobierno interino.

El portavoz del diálogo nacional, Moussa Camara, explicó que esta hoja de transición, redactada después de tres días de negociaciones, empieza con el nombramiento de un presidente interino y de su vicepresidente por un consejo elegido por el Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP, militar), que dio el golpe contra el expresidente Ibrahim Boubacar Keita.

"Cualquier candidato para el cargo de presidente o de vicepresidente de transición debe ser un maliense de origen y nacionalidad, civil o militar, de entre 35 y 70 años de edad (...)", precisó Camara.

El documento deja abierta la posibilidad que un militar dirija la transición, algo que rechaza el mayor colectivo opositor al régimen anterior M5-RFP, y la Comunidad de Estados de África del Oeste (CEDEAO, organismo regional al que pertenece Malí), que exige, además, que la próxima etapa dure menos de un año.

En sus primeras conversaciones con enviados de la CEDEAO, después del golpe, la junta militar sugirió una transición de tres años.

En el diálogo clausurado hoy participaron partidos políticos, sindicatos, grupos profesionales y de prensa, representantes de las regiones y actores de la sociedad civil, además de representantes de malienses residentes en el extranjero. 

También tomaron parte miembros del colectivo opositor M5-RFP, actor clave en la lucha contra el régimen anterior y que apoyó abiertamente el golpe, entre quienes estaba el destacado líder religioso imam Mahmoud Dicko, así como representantes de la Coordinadora de Movimientos del Azawad (CMA). 

Presidente interino nombrará gobierno de transición.

Los participantes acordaron también el restablecimiento de la defensa y de la seguridad en todo el territorio maliense, la promoción de la buena gobernanza, la refundación del sistema educativo, la reforma política e institucional, la adopción de un pacto de estabilidad social y la celebración de elecciones generales.

Según el documento firmado hoy, el mandatario interino nombrará a un gobierno de transición compuesto por 25 miembros, dirigido por un primer ministro designado por el presidente de la transición.

Asimismo, la hoja de ruta estipula la formación de un órgano legislativo denominado "consejo nacional de transición" integrado por 121 miembros que representan las diferentes fuerzas nacionales que participaron en el diálogo que clausuró hoy.

El documento de transición no cita en ningún momento el acuerdo de paz intermaliense, rubricado en 2015 en Argel entre el Gobierno y los grupos armados tuaregs del norte del país como la CMA, que había pedido que las conclusiones de ese acuerdo rigieran las relaciones entre la coordinadora y los golpistas.

Tras la adopción del documento de transición, se vieron miembros del M5-RFP celebrando la victoria en los pasillos del Centro Nacional de Conferencias en la capital Bamako, donde se celebraron las sesiones del diálogo nacional, presididas por el presidente del CNSP, coronel Assimi Goita.

Sin embargo, la dirigente del M5-RFP Kadiatou Sow expresó hoy su descontento porque, en su opinión, el borrador de la hoja de ruta no ha tomado en consideración todas las exigencias de su colectivo, pero al final ha aceptado las conclusiones definitivas del diálogo.

Según los observadores en Bamako, la junta militar en Malí espera, después de ganar hoy el apoyo interno al plan de la transición, la reacción de la CEDEAO y de las potencias internacionales al contenido de la hoja de ruta resultante del diálogo nacional.

DW.