Violinista de las protestas contra Maduro fue detenido en Caracas.

Derecho Penal en la Red 2017-07-28 00:00:00

El joven venezolano famoso por tocar el violín en las manifestaciones de protesta contra el presidente Nicolás Maduro fue detenido el jueves por militares durante una movilización en Caracas, denunció una ONG defensora de derechos humanos.

Wuilly Arteaga, de 23 años, sigue recluido este viernes en una sede del comando de la militarizada Guardia Nacional en El Paraíso (oeste de la capital), señaló en un mensaje en Twitter Alfredo Romero, director ejecutivo de la ONG Foro Penal. 

Arteaga, personaje icónico en las movilizaciones en Venezuela, fue detenido en el segundo día de una huelga de 48 horas organizada por la oposición contra Maduro y su convocatoria a Asamblea Constituyente, relató Romero, quien reportó además que hubo medio centenar de detenciones durante la jornada del jueves en todo el país. 

Unos 4.500 arrestos, según Foro Penal, se han producido en los casi cuatro meses de manifestaciones opositoras, que dejan 113 muertos y centenares de heridos. 

El pasado sábado, Arteaga resultó herido en el rostro por perdigones, cuando efectivos de la Guardia Nacional bloquearon una marcha de la oposición. "No me van a amedrentar (...). Vamos a seguir en la lucha", dijo entonces en un video que difundió en redes sociales desde la camilla de una clínica, con vendajes y los labios hinchados por las lesiones. 

Arteaga ganó notoriedad al tocar el violín en el funeral de un músico de 18 años, Armando Cañizales, quien falleció el pasado 3 de mayo tras ser baleado en una marcha. 

Desde entonces se le ve habitualmente ejecutando el himno nacional y piezas de música tradicional en las manifestaciones. 

La oposición, que llama a un "boicot" contra las elecciones de la Constituyente previstas para el domingo, convocó a nuevas protestas para este viernes, con trancas de vías en Caracas y otras ciudades.

¿Quién es Wuilly Arteaga?

Abriéndose paso entre ráfagas de bombas lacrimógenas y perdigones, toca el violín y, con su música, se ha convertido en un personaje icónico de las protestas de Venezuela. Arteaga, de 23 años, parece frágil, pequeño y delgado, pero afirma que se mantendrá fuerte en las manifestaciones contra Maduro y su proyecto de Asamblea Constituyente.

Siempre lleva una bandera de Venezuela, como capa sobre la chaqueta y en el arco del violín. 

Nacido en Valencia (estado Carabobo, centro-norte), aprendió a tocar el violín en el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, exitoso plan estatal -fundado en 1975- destinado a chicos de zonas populares y cuya cara más visible es el prestigioso Gustavo Dudamel, director de la Filarmónica de Los Ángeles.

Sin embargo, los primeros coqueteos de Arteaga con la música fueron con el piano, en una iglesia protestante en la cual su padre era conserje. 

Arteaga comenzó a ganar notoriedad al tocar el violín en el funeral de un músico de 18 años, Armando Cañizales, que murió el 3 de mayo tras recibir un disparo durante una manifestación en Caracas. "Sentí mucho miedo, porque pensé que ni la música tenía el poder de hacer reflexionar, pero salí del cementerio y fui a la protesta con más fuerza", contó a la AFP. 

Desde entonces, su presencia es habitual en las movilizaciones opositoras, en las cuales envía "un mensaje de paz" entre violentos disturbios que dejan 103 muertos en cuatro meses. Fue justamente la muerte de Cañizales la que llevó a Dudamel a salir del silencio sobre la crisis de su país. 

Entonces criticó la "represión" de las protestas y la semana pasada expresó su rechazo a la Constituyente. 

Arteaga se ganaba la vida tocando en la calle, si bien había viajado a Europa en siete ocasiones durante su etapa en el Sistema de Orquestas. Por ello lloró amargamente cuando una militar le rompió su instrumento durante una marcha el 24 de mayo. 

Videos y fotos del momento desataron una oleada de solidaridad en las redes sociales, con decenas de personas pidiendo sus contactos para donarle un nuevo violín. 

Artistas internacionales como la colombiana Shakira, el español Alejandro Sanz, el estadounidense de origen puertorriqueño Marc Anthony y los venezolanos Ricardo Montaner, Franco De Vita y Oscarcito se solidarizaron con él.