Trump asegura que EE.UU. no debería recibir inmigrantes de "países de mierda" como Haití, El Salvador o las naciones africanas sino de Noruega.

Derecho Penal en la Red 2018-01-12 04:00:00

El presidente Donald Trump aseguró este jueves que Estados Unidos no debería recibir inmigrantes de "países de mierda" como Haití, El Salvador o las naciones africanas sino de otros como Noruega, según informaron medios locales.

De acuerdo a información publicada por The Washington Post y el New York Times, que citan fuentes anónimas, Trump utilizó este lenguaje en una reunión con senadores demócratas y republicanos destinada a analizar una propuesta de reforma migratoria que beneficiaría a nacionales de esos países.

Las mismas fuentes señalaron que, con sus palabras, Trump sorprendió y "alarmó" a los legisladores presentes en el encuentro.

"¿Por qué tenemos a toda esa gente de esos países de mierda llegando aquí?", afirmó Trump en la reunión, celebrada un día después de que el mandatario recibiera en Washington a la primera ministra noruega, Erna Solberg.

En un comunicado, el portavoz de la Casa Blanca Raj Shah no negó las palabras atribuidas a Trump.

"Soluciones permanentes".

"Mientras algunos políticos de Washington eligen pelear por otros países, el presidente siempre peleará por el pueblo estadounidense", se lee en la nota.

"Al igual que otros países tienen sistemas de inmigración basados en un sistema meritocrático, el presidente Trump quiere luchar por soluciones permanentes que hagan a nuestro país más fuerte, recibiendo a quienes puedan contribuir a nuestra sociedad", reza el comunicado.

La conversación entre Trump y los senadores tuvo lugar este jueves en el despacho oval de la Casa Blanca.

En ella, el republicano rechazó las propuestas de los legisladores para encontrar alternativas a la eliminación del programa conocido como Estatus de Protección Temporal (TPS), que beneficia a los ciudadanos de países como Haití, El Salvador y algunos africanos que residen en suelo estadounidense.

Medios como el New York Times reportaron comentarios despectivos de Trump hacia estos países en el pasado.

Según este diario, que citaba a funcionarios presentes en otra reunión celebrada en junio, el mandatario dijo que todos los haitianos "tienen sida" y que los nigerianos jamás "regresarían a sus chozas" en África una vez que vieran Estados Unidos.

La Casa Blanca negó entonces que Trump hubiera realizado estas declaraciones.

Condenas y petición de disculpas en EE.UU.

La congresista republicana Mia Love, hija de inmigrantes haitianos, pidió en Twitter a Trump que se disculpara por su comportamiento "inaceptable" y tildó sus últimos comentarios de "desagradables, divisorios y elitistas".

Por su parte, el congresista demócrata Elijah Cummings tuiteó: "Condeno esta declaración imperdonable y esta degradación de la oficina de la presidencia".

Otro legislador demócrata, Cedric Richmond, dijo que los comentarios de Trump "son una prueba más de que su agenda de "hacer Estados Unidos grande de nuevo" es realmente una agenda de "hacer Estados Unidos blanco de nuevo".

Reacción en El Salvador.

"Desde la Cancillería siempre emitimos reacciones con base a información oficial confirmada. Esperamos que las autoridades de Estados Unidos confirmen o nieguen las frases que se le atribuyen al presidente Trump", ha sido hasta ahora la reacción de El Salvador, manifestada por el ministro de Exteriores Hugo Martínez y en Twitter y compartida por la Casa Presidencial.

"Siempre ha sido prioridad de la política de exterior de nuestro gobierno luchar por el respeto y la dignidad de nuestros compatriotas, nuestros compatriotas son gente luchadora", prosiguió Martínez en su mensaje en la red social.

"El jefe de la obra de reconstrucción del Pentágono era un salvadoreño. Una buena parte de los que acudieron a reconstruir Nueva Orleans después de Katrina eran salvadoreños", añadió.

"Yo me siento orgulloso de ser salvadoreños y del azul y blanco de nuestra bandera", concluyó.

Fin del TPS.

La Casa Blanca puso fin a inicios de esta semana el TPS que daba amparo migratorio a cerca de 200.000 salvadoreños desde 2001.

Hace unos meses hizo lo mismo con los programas que protegían de la deportación a miles de ciudadanos de Haití y Nicaragua.

Demócratas y republicanos se encuentran negociando a contrarreloj para hallar una solución para los cerca de 800.000 jóvenes que se benefician del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que protege de la deportación a los inmigrantes indocumentados conocidos como "dreamers" (soñadores), que llegaron a EE.UU. siendo niños.

Como parte del acuerdo, el presidente quiere que los demócratas acepten financiar el muro que quiere construir en la frontera con México, algo a lo que los legisladores se muestran reticentes.

En las mismas negociaciones se está discutiendo la decisión de la Casa Blanca de poner fin a los programas que permiten residir en EE.UU. a decenas de miles de ciudadanos de países como Haití o El Salvador.

BBC.