Niñas desaparecidas en Tenerife: encuentran en el mar el cuerpo sin vida de Olivia, la mayor de las hijas de Tomás Gimeno.

Derecho Penal en la Red 2021-06-11 02:10:00

Este jueves por la tarde se confirmó porla peor de las hipótesis sobre el final de las pequeñas Anna y Olivia, de 1 y seis años. La mayor de las hermanas, que desaparecieron el pasado 27 de abril en Tenerife después de que su padre Tomás Gimeno no las devolviera a su madre a la hora convenida, fue encontrada sin vida a última hora de la tarde.

El buque Ángeles Alvariño, del Instituto Español de Oceonografía, localizó en el mar el cuerpo sin vida de la niña mayor y así todas las esperanzas se destrozaron. 

Según fuentes de la investigación, el buque se topó con un ancla encallada en el fondo del mar, atada a ella había dos bolsas, que el robot submarino Liropus izó a cubierta. Una de aquellas bolsas estaba vacía y en la otra se halló el cuerpo de Olivia Gimeno.

La Guardia Civil sigue con el rastreo en la zona al fin de localizar el cuerpo de la pequeña Anna, que presuntamente está en el fondo del mar y que podría haberse salido de la bolsa vacía, y también el de su padre, Tomás Gimeno.

Las dos bolsas coinciden con las que Tomás Gimeno subió a su barco ‘Esquilón’ la noche de la desaparición, según explicaron fuentes de la investigación. A su vez sospechan que Gimeno pudo utilizar un cinturón de plomo de ocho kilos  que no fue hallada la embarcación para lastrarse hasta el fondo.

La madre de las pequeñas, Beatriz Zimmerman, mantuvo siempre la esperanza de encontrar a las pequeñas con vida y defendía la hipótesis de que Tomás Gimeno se había escapado con las pequeñas a algún país latinoamericano. Solo se derrumbó tras conocer el hallazgo de la botella de oxígeno y la funda de edredón, previendo este trágico final.

“Tantos sueños por vivir mi Oli, tanto que compartir junto con tu hermana Anna, las tres juntas. Ahora mi único sueño es que estemos juntas y que sea como sea el futuro que nos espera, nada nos separe”, fue uno de los últimos mensajes que publicó en las redes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez lamentó la triste noticia en su cuenta de Twitter, donde aseguró: "No puedo imaginar el dolor de la madre de las pequeñas Anna y Olivia, desaparecidas en Tenerife, ante la terrible noticia que acabamos de conocer. Mi abrazo, mi cariño y el de toda mi familia, que hoy se solidariza con Beatriz y sus seres queridos".

El hallazgo del cadáver se produjo tres días después de que el sónar encontrara en la misma zona una botella de oxígeno y una sábana propiedad de Tomás Gimeno.

Los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife investigan si la botella de oxígeno pudo ser usada por el padre de Anna y Olivia como método de lastraje para hundir los cuerpos de las dos niñas.

Cronología del crimen.

Eran las cinco de la tarde del 27 de abril cuando Tomás Gimeno, el papá de las niñas y ex pareja de Beatriz Zimmermann, puso en marcha su macabro plan.

​Recogió a Anna por la casa de la madre de las niñas de 1 y 6 años y luego fue a buscar a Olivia a un campamento al que había acudido después del colegio. El acuerdo era que a las 21 ambas estarían nuevamente en casa, pero eso nunca sucedió.

El vínculo entre Gimeno y Beatriz se había vuelto muy complejo en los últimos meses. Según informó la prensa local, el hombre había tenido problemas para aceptar la ruptura de la pareja, aunque todo se agravó cuando se enteró del nuevo noviazgo de su ex con Eric Domb, belga, de 60 años.

Durante la madrugada, envió mensajes en clave de despedida a su familia y amigos que, alarmados avisaron a la madre de las menores a primera hora del 28 de abril. A las 8 de la mañana, Beatriz interpuso la denuncia por la desaparición de las pequeñas ante la Guardia Civil.

Algunas horas después, la embarcación fue localizada vacía, a la deriva y sin ancla frente a la localidad del Puertito de Güímar. Poco después se encontró flotando una silla de retención de menores para coches, que utilizaba para Anna.

La carta desgarradora de la mamá de las niñas.

El pasado 14 de mayo Beatriz Zimmermann cumplió 35 años y escribió una carta en Instagram, donde expresó todo el dolor y la angustia que atravesaba.

“No se pueden imaginar lo que siento cada día que pasa... La incertidumbre de no saber cómo están... De saber si están bien... La rabia por que ellas tengan que sufrir esta locura cuando son dos angelitos...".

"Angelitos como todos los niños del mundo. Todos estos sentimientos mezclados cada día lo hacen más difícil. Pero están ustedes... El mundo... No permitamos que estas cosas puedan suceder. Ando con miedo qué decir, qué escribir, por las repercusiones que pueda tener el padre. Pero, ¿qué hago?”.

“Todas esas incertidumbres son muy duras... Por eso les pido a todos ustedes de corazón que me ayuden a encontrarlas. Yo nunca voy a parar porque mi vida no tendría sentido... Esto no es algo que se pueda superar precisamente por la incertidumbre... [...]".

No paremos hasta encontrarlas... Vamos a demostrar que este mundo puede ser más seguro... donde no se permiten tales injusticia. Olivia y Anna... Las adoro mis niñas preciosas. Voy a estar fuerte porque me necesitan fuerte”. Bea.

CLARÍN.