Régimen de Daniel Ortega arrestó a otras tres opositoras, entre ellas a la ex guerrillera sandinista Dora María Téllez.

Derecho Penal en la Red 2021-06-13 16:00:00

Continúa la persecución del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua. Este domingo por la mañana fueron arrestadas las opositoras Dora María Téllez, Ana Margarita Vijil y Suyen Barahona, miembros del partido Unión Democrática Renovadora (Unamos), según confirmó la Policía sandinista.

Desde muy temprano por la mañana patrulleros de la Policía y motocicletas de los grupos paramilitares afines al régimen rodearon y allanaron la vivienda de Téllez, ubicada al sur de Managua, donde también se encontraba Vijil, de acuerdo a lo denunciado por voceros de Unamos. El allanamiento se llevó a cabo sin orden judicial y con el uso de drones dentro de la vivienda.

En un comunicado, la Policía indicó que las opositoras están siendo investigadas por haber realizado “actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”.

Suyen Barahona, fue arrestada después, cuando reclamaba “el respeto a su integridad física” de sus compañeras.

“Esta es una agresión más de la dictadura de los Ortega Murillo, en contra de la oposición nicaragüense y en contra de Unamos”, dijo ese movimiento, que pertenece a la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco.

Por su parte, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) condenó la “detención arbitraria y allanamiento de la casa de Dora”. La “Policía entró violentamente a sus viviendas y se las llevaron sin rumbo desconocido”.

Téllez, de 65 años, fue comandante guerrillera del Frente Sandinista. A los 22 años, en 1978, asaltó el Palacio Nacional de Nicaragua, donde sesionaba el Congreso bajo el gobierno del dictador Anastasio Somoza. El asalto dirigido por Edén Pastora (comandante “Cero”), fallecido el año pasado, permitió la liberación de decenas de guerrilleros presos.

Fue ministra de Salud del primer gobierno del Frente Sandinista (1979-1990), pero años después abandonó ese partido tras criticar duramente el liderazgo de Ortega, a quien ha llamado “caudillo” y “dictador”. Ortega volvió al poder en 2007 y en 2009 el MRS fue proscrito.

Tras la revuelta social de abril de 2018, Ortega acusó a Téllez y al MRS de ser los “instigadores” de las protestas que el gobierno calificó como un “fallido golpe de Estado” para derrocar al líder sandinista, que aspira a su tercera reelección en las elecciones del 7 de noviembre.

En tanto Vigil es hija del fallecido Miguel Ernesto Vigil, que fue ministro de Vivienda y Asentamientos Humanos durante la primera Administración sandinista.

Las detenciones de Téllez y Vijil tienen lugar horas después de que la Policía de Nicaragua arrestara el sábado por la noche a la dirigente opositora Daysi Tamara Dávila Rivas bajo la acusación de “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos” y “pedir intervenciones militares” contra el régimen.

Anoche, también fue arrestada Tamara Dávila, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco. En una declaración, la Policía indicó que Dávila Rivas, hija del coronel retirado fallecido Irvin Dávila, está siendo investigada “por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, y pedir intervenciones militares”. También por “organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones”.

La Policía de Nicaragua, que dirige Francisco Díaz, un consuegro del presidente Ortega, mantiene bajo arresto a cuatro aspirantes presidenciales de la oposición: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García.

La periodista Chamorro, hija de la ex presidenta Violeta Chamorro y favorita según las encuestas para enfrentar a Ortega en los comicios, permanece bajo arresto domiciliario desde el 2 de junio, investigada por supuesto “lavado de dinero”, mientras que los otros tres precandidatos opositores enviados a prisión preventiva en la última semana.

La Fiscalía señala a los opositores de haber viajado a Estados Unidos para “pedir sanciones” contra unos 31 funcionarios y allegados a Ortega. Las sanciones más recientes fueron aplicadas la semana pasada por el Departamento del Tesoro contra su hija Camila Ortega Murillo y otros tres altos personeros del gobierno.

.También al ex titular del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) José Adán Aguerri, al ex vicecanciller José Pallais, la activista opositora Violeta Granera y a otros dos ex colaboradores de una ONG han sido detenidos en la última semana bajo la acusación de diversos delitos.

La oposición afirma que Ortega quiere eliminar a sus adversarios del proceso electoral porque —asegura— “teme” perder los comicios. Daniel Ortega, que cumplirá 76 años en noviembre, lleva casi 15 años en el poder y apuesta a su tercera reelección para un cuarto mandato consecutivo.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) analizará la situación de Nicaragua el próximo martes.

INFOBAE.